Estimado lector, me llamo Luis Miguel Goitizolo. En esta página presento un artículo inspirado en mi libro La rueda del tiempo - Un estudio sobre la doctrina de los ciclos cósmicos y en intereses similares.


Más sobre el Año 2012
 

Con respecto al año 2012, se me han hecho algunas preguntas que trataré de responder a continuación.

El “período de 70 años”, es decir el lapso entre 2012 y 2082, la fecha final del actual Kali Yuga de acuerdo con mi primer cálculo, no es más que conjetural; no estoy seguro acerca de ella y puedo estar totalmente equivocado. El hecho es que yo había calculado previamente que el Kali Yuga terminaría en 2082, y luego vi que a partir de cierta fecha todo encajaría mejor si el final fuese en realidad 72 años antes (constituyendo 72 años un grado del período de precesión de los equinoccios), en 2010 o 2012; lo cual constituye la razón de que fechas tales como 455 D.C. —un año de acontecimientos decisivos como el saqueo de Roma por el bárbaro Genserico, que puso fin definitivo a la civilización romana— y 1492 D.C. —el año que literalmente dio inicio a una nueva era con el descubrimiento de América por Colón— como fechas de inicio de la tercera y cuarta etapas del actual Kali Yuga respectivamente, devinieron en mucho más relevantes que las fechas “normales” de 527 D.C. y 1564 D.C. dentro de mi cálculo anterior.

Ese primer cálculo estaba basado en mi descubrimiento, en cierto momento de mi investigación, de que absolutamente todos los ciclos, de cualquier naturaleza, podían considerarse como reflejos en pequeña escala del ciclo hindú clave o maha-yuga (que es como la matriz que los contiene a todos), teniendo, por tanto, todos ellos también cuatro edades parciales descendentes cuyas duraciones, tal como ocurre en el mismo maha-yuga, son proporcionales a la escala 4 + 3 + 2 + 1 = 10. Esto no sólo me ayudó a sacar a la luz fechas clave de la historia que confirmaban mi teoría, sino que me hizo llegar asimismo a la conclusión de que dentro del actual Kali Yuga, que es la última edad o yuga dentro del actual maha-yuga, estamos al presente en lo que muy apropiadamente puede denominarse “el kali-yuga del actual Kali Yuga”, un período de poco más de quinientos años, extremadamente rico en acontecimientos históricos y en grandes logros materiales pero que lamentablemente, precisamente debido a que son sólo materiales, parecieran estar arrastrándonos hacia el desastre a velocidad cada vez mayor.

De manera que lo que dicen algunos sobre la existencia de una ventana abierta u “oportunidad para hacer que algo ocurra entre el 2012 y el 2082, tal como lo que se ha dado en llamar nuestra Ascensión, el cambio de la tercera a la cuarta y a la quinta dimensión”, es, si mis cálculos no están equivocados, perfectamente posible; pero en este caso sería igualmente posible que tal oportunidad ocurriese, digamos, entre el 2010 y el 2012 como fecha final del actual Manvantara (el ciclo total de la actual humanidad), con la nueva Edad de Oro comenzando automáticamente antes, es decir, en ese mismo momento; todo lo cual es de hecho conocido en las escrituras hindúes como una “superposición” de yugas.

Lo que se dice acerca de Lemuria y la Atlántida es asimismo correcto, pues todo parece indicar que ambas fueron civilizaciones madre de la actual humanidad. Pero hay más en ello de lo que pueda decirse ahora, pues también se debe tener en cuenta a las Hiperbóreas (y a propósito, hay un interesante artículo al respecto en http://english.pravda.ru/science/mysteries/30-06-2006/82750-Atlanteans-0). Pero mucho me temo que aquí no haya espacio suficiente para tratar de todo ello. Más bien quisiera referirme ahora al llamado planeta X, sobre el que tanto se ha hablado recientemente justamente en relación con la efervescencia causada por la proximidad del año 2012 y, más precisamente, de la llegada del  solsticio de invierno a finales del mismo año en el hemisferio septentrional (esto es, el 21 de diciembre). 

 

Para mí, la parte interesante en esa información es principalmente el periodo de 3,600 años que ha de transcurrir antes de que se produzca el supuesto retorno cíclico del planeta x a la Tierra. Ello porque 3,600 es un número cíclico emblemático, es decir, un múltiplo de nueve.

 

Por ejemplo, los antiguos incas, la gran civilización que floreció en Sudamérica hasta la llegada de los españoles allá por el año 1500, sostenían que ha habido cuatro “mundos”, cada uno con una duración de 3,600 años, todos ellos terminados en un gran cataclismo o “pachacuti”. Esta doctrina de cuatro sucesivos “mundos” o “soles” (edades cíclicas) siempre estuvo presente no sólo en América sino también en el resto del mundo y, aunque con diferentes nombres y con variaciones en las duraciones de las edades, con muy pocas excepciones, las duraciones siempre fueron expresadas por medio de  números circulares, es decir, también múltiplos de nueve. De modo que es muy probable que se trate solamente de números simbólicos, y que las duraciones así expresadas sean sólo aproximadas.

 

Ahora bien, aparte de un posible cambio del polo terrestre en el pasado (y probablemente también en el futuro), existen otras posibilidades interesantes con respecto a nuestro planeta, como la afirmación de que su eje no estaba inclinado (como lo está ahora) al comienzo de la primera edad o “Edad de Oro” del actual Manvantara, el actual ciclo humano terrestre: es decir, que la Tierra se desplazara en posición perfectamente vertical alrededor del Sol describiendo una órbita perfectamente circular (y no oblonga como lo es actualmente), disfrutándose, en consecuencia, de una “eterna primavera” en la región hiperbórea o polar que era la morada de la raza humana primordial, con el Sol mostrándose apenas sobre el horizonte y describiendo perpetuamente círculos alrededor de ella (por supuesto, sólo en apariencia).

 

Naturalmente, siempre existe la posibilidad de que estos cambios en los polos de la Tierra y en la inclinación terrestre sean periódicamente producidos por un cuerpo planetario que viaja por las profundidades espaciales. Sin embargo, me siento inclinado a creer que la causa principal sea metafísica, esto es, que la progresiva alienación del ser humano respecto de su Creador provoque, con el paso del tiempo, tales fenómenos en forma cíclica. En este sentido, algunos autores creen que la caída del hombre mencionada en las escrituras fuera en realidad la caída de Lucifer, como se declara en Isaías 14: 12-15: “¡Cómo caíste del cielo, Oh Lucifer, hijo de la mañana! [...] Tú que dijiste en tu corazón [...]: Me sentaré sobre el monte de la congregación, del lado del Norte...”

 

¿Estaba Isaías refiriéndose al polo norte? Y, ¿es Lucifer otro nombre para el planeta x, o viceversa?

 

Sólo estoy especulando, por supuesto.
 

 

 



"Piedra del Sol"



 

Ver anterior:   2012:  ¿Se viene el Fin?

 

Ver también:  El Misterio del Tiempo - 1
 

 


 


 

Mensaje del autor

 

 

Estimado amigo,

Desde mis años de juventud me sentí fascinado por la sabiduría oriental y, más particularmente, por las doctrinas hindúes. Sin embargo, no fue sino hasta hace algunos años que inicié la tarea de estudiar la antigua doctrina de los ciclos cósmicos desde diferentes puntos de vista, aunque usando principalmente los textos sagrados más relevantes de todas las partes del mundo. Con el paso del tiempo, sentí el deseo de escribir un libro relacionado con mis estudios en esa materia; son fragmentos de ese libro, que titulé La rueda del tiempo, y otros artículos originales que tratan de temas afines lo que comenzaré a publicar por este medio a partir de la fecha.

Más recientemente, tras desempeñarme durante algunos años como “networker” promoviendo diversos programas, decidí traducir mi libro al inglés, tarea felizmente concluida hace algunos meses. Y durante los pasadas semanas y meses he estado publicando fragmentos de esta traducción, así como otros artículos originales en inglés que también tratan de temas afines, en diversos medios en línea de los Estados Unidos y otros lugares del mundo.


Gracias,

Luis Miguel Goitizolo
Lima - Perú


miguelgoitizolo@gmail.com                                                                                                    

     

 
HOME

 

 

 

© Copyright 2014
All rights reserved